ICACOR

21/03/2018 10:21 Antigüedad: 182 days

El Colegio de Abogados de A Coruña alerta de la dramática situación de miles de personas ante la huelga de la justicia y advierte de sus consecuencias incalculables

  • Las consecuencias de la huelga de la Justicia son incalculables en lo social, económico y en lo judicial
  • El Colegio de Abogados se ha puesto en contacto con el Presidente de la Xunta de Galicia y con los representantes sindicales de los funcionarios de Justicia para ofrecerse como mediador imparcial y favorecer un acuerdo entre las partes

Comunicado de prensa (PDF)

A Coruña, 21 de marzo de 2018. Tras más de 40 jornadas efectivas de huelga en la Justicia gallega, con unas duras consecuencias que se extenderán no sólo en 2018 sino también a lo largo del año que viene, tras mantener una reunión de urgencia ante esta situación la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de A Coruña quiere comunicar:

- El Colegio de Abogados se ha puesto en contacto con el Presidente de la Xunta de Galicia y con los representantes sindicales de los funcionarios de la Justicia, demandando diálogo, responsabilidad y ofreciéndose como agente mediador imparcial entre las partes para intentar promover un acuerdo que satisfaga a todos los agentes o, al menos, un acuerdo de mínimos que permita solventar esta gravísima situación. En las comunicaciones remitidas a Xunta y sindicatos se propone una reunión inicial, en concreto, “Como primer paso de esta vía, nos gustaría mantener una reunión para poder entender mejor ambas posturas. Desde el Colegio de Abogados de A Coruña, queremos demandar que se reanude el dialogo hasta que, sin regatear esfuerzos, se alcance una salida aceptable por ambas partes”.

- La situación de huelga de la Justicia en Galicia es insostenible, el grave perjuicio que el paro está causando en la Administración de Justicia está limitando el derecho de la ciudadanía al acceso a una Justicia eficaz y sin dilaciones. El Colegio de Abogados de A Coruña está profundamente preocupado por la crítica situación generada por la huelga de la justicia en Galicia.

- Asimismo recalcamos la necesidad de garantizar el cumplimiento, concreción e, incluso, redefinición, de los servicios mínimos decretados por la Xunta de Galicia además de señalar que corresponde al órgano judicial evitar suspensiones procesales intempestivas, impidiendo un mayor daño a los justiciables, testigos, peritos, etc.

- Miles de personas han visto cercenado con esta huelga el derecho a la Justicia, a la espera de la celebración de juicios, sentencias o cumplimiento de las mismas.

- Si la Justicia es tachada en ocasiones de lenta, con celebraciones de juicios a muchos meses vista o años en función de las materias, con esta situación de huelga los diferentes procedimientos se ralentizarán mucho más aún, generando un escenario de bloqueo temporal en la práctica.

- Las repercusiones de la huelga de la Justicia van mucho más allá de lo evidente: incluso se han paralizado los trámites de pensiones de viudedad u orfandad con lo que esta situación conlleva en el plano económico para las familias, así como en el Registro Civil las inscripciones de nacimiento y defunción, con consecuencias afectivas, fiscales y económicas.

- Los efectos económicos de la huelga son incalculables ya que se ha paralizado uno de los motores económicos de Galicia, afectando a miles de profesionales entre los que se encuentran abogados, peritos, procuradores, etc., que no pueden desarrollar su actividad ante la paralización de la Administración de Justicia. También se ven afectados los clientes de estos colectivos que ven paralizados los recursos que derivan directamente del funcionamiento de la administración de Justicia.

- Desde el máximo respeto que merecen los derechos de los trabajadores y dentro del estricto cumplimiento del principio de legalidad, como representantes de personas en demanda del fundamental derecho a la tutela judicial efectiva exigimos a las partes en el conflicto, Xunta de Galicia y asociaciones sindicales, que flexibilicen al máximo sus posiciones, para alcanzar cuanto antes una solución al conflicto.